CARACTERISTICAS DE LA RAZA

Se trata de un animal con una morfología peculiar con el tronco muy arqueado con cola en forma redondeada, orejas en "V". El peso mínimo aceptado para un animal senior (mayor de 8 meses) de esta raza es de 5,9 y 6,36 gr para machos y hembras respectivamente. No es infrecuente ver ejemplares de hasta 10 kilos de peso y el récord para la raza está en 12,7 kilos.

Respecto a su alojamiento ha de tenerse en cuenta que tanto por su origen (la fría Patagonia Argentina) como por su tamaño, no soporta el calor excesivo, pero no tiene inconvenientes con el frío. Si la temperatura sube, necesita agua abundante. Un animal aislado puede mantenerse en jaulas de 90x60x50 cm.

Debido a su peso es conveniente que la jaula tenga el suelo duro con sustrato de paja, virutas de madera o papel. La alimentación no puede basarse solo en piensos, el Gigante de Flandes, necesita alimento natural como alfalfa de calidad o semillas diversas. La reproducción puede empezarse a los 8 meses o cuando alcancen un peso de mas de 6 kilos.

El máximo desarrollo de los animales lo alcanzarán después con 10-14 meses. Si se les reproduce cuando alcanzan la madurez o después, las hembras pueden acumular demasiada grasa alrededor de los ovarios y esto afectará la concepción.
Se debe vigilar la cópula y no dejar a la pareja sola. Después de 5 minutos, se ha de separar a la hembra, ya que de lo contrario esta puede atacar al macho. Una segunda cópula después de 14 horas de la primera puede aumentar el número de gazapos de la camada o asegurar el éxito de la gestación.

Una hembra de Gigante de Flandes puede tener de 4 a 18 gazapos. El número ideal es de 8, por encima de este valor los gazapos se desarrollan débiles y por debajo estaríamos infra utilizando la capacidad maternal de la hembra.